martes, 31 de julio de 2007

Tecnologías, comunicación y aprendizaje


¿Qué impacto pueden tener las TICs en los aprendizajes y en los procesos cognitivos de los sujetos?. Quisiera recuperar con ustedes algunas consideraciones de especialistas que han señalado algunos rumbos que pueden ayudarnos a reflexionar sobre este interrogante .

En el artículo “Las diversas influencias de la tecnología en el desarrollo de la mente” Gavriel Salomón sostiene que:

El cultivo de una habilidad transferible puede suceder solamente en un encuentro activo con la tecnología, cuando la actividad desarrollada exige la participación mental del individuo, y cuando es consecuente. Entendiendo esto, hay por lo menos dos caminos a través de los cuales una habilidad transferible puede ser cultivada: cuando la tecnología se practica muy asiduamente y por lo tanto la habilidad se vuelve relativamente automática (efecto de vía baja), o cuando en la realización de la tarea el individuo compromete su atención y su conciencia, y se genera deliberadamente una generalización (efecto de vía alta).”

Lo afirmado por Salomón puede ser vinculado con el concepto de "aprendizaje situado" fundamentado en la teoría vygotskyana de la educación, el cual retoma Begoña Gros en el Capítulo 8 de su libro “El ordenador invisible” y señala:

"De esta definición se desprende que lo aprendido sólo lo será cuando el que aprende sea capaz de atribuir un significado a su actividad. En segundo lugar, el compromiso de la persona con el contexto desde el que aprende es posible, porque los aprendices observan las consecuencias inmediatas de su trabajo y, además, se sienten uno más de la comunidad. Por último, el carácter interactivo del proceso entre el que enseña y el que aprende. La construcción del conocimiento deja de ser algo individual para convertirse en algo compartido”.

Estos aspectos pueden relacionarse con la “Teoría Uno” desarrollada por David Perkins en “La escuela inteligente”, quien sostiene que "la gente aprende más cuando tiene una oportunidad razonable y una motivación para hacerlo" y eso depende de algunas condiciones: claridad informativa, práctica reflexiva, realimentación informativa y fuerte motivación extrínseca e intrínseca.

Parece ser que algunas condiciones no pueden estar ausentes al hablar de un impacto significativo de las TICs en una determinada situación educativa: encuentro activo, significado, compromiso, contexto, interacción, claridad, práctica reflexiva, realimentación, motivación.

Begoña Gros en otro artículo sintetiza en un párrafo lo esencial de estas reflexiones:

La tecnología está proporcionando herramientas de mucho interés que permiten crear espacios de comunicación, sistemas de documentos compartidos, de escritura grupal, de discusión a través de foros virtuales, etc. Sin embargo, la tecnología no crea la comunicación ni el aprendizaje”.

¿Lo seguimos pensando?

1 comentario:

RAUL1955 dijo...

Hola Mónica:
Me parece muy bueno tu blog.
Estoy cursando una maestría en procesos educativos mediados por tecnologías y justamente estamos trabajando con los conceptos que desarrollas.
Seguimos en contacto.
Raúl